jueves, 12 de enero de 2012

La Caixa prevé invertir 35 millones de euros

Lanzan sistema de pago sin contacto
CaixaBank permite operar en cajeros automáticos y pagar con tarjeta sin tener que introducirla en el lector


Barcelona/EFE


Barcelona será la gran ciudad pionera en instaurar el pago sin contacto, un sistema que ha puesto en marcha CaixaBank que permite operar en cajeros automáticos y pagar con tarjeta sin tener que introducirla en el lector, y que en tres años se extenderá a toda España, con una inversión de 35 millones.
El director general de CaixaBank, Antoni Massanell, ha presentado en Barcelona esta nueva tecnología, denominada "contactless", que permite hacer operaciones sin introducir el PIN para pequeñas cantidades y que se implantará en 500 cajeros de Barcelona y datáfonos de comercios, en los que se podrá operar sólo acercando la tarjeta, o con el móvil.



Soluciones técnicas

"En el caso de Barcelona, se modificará el terminal TPV a 15.000 comercios, de los que ya se han cambiado 3.000 terminales y en un mes se modificará el resto", ha explicado Massanell.
Antoni Massanell ha asegurado que el próximo Mobil World Congress tendrá 500 nuevos cajeros y que se están estudiando soluciones técnicas con Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) para que en un período relativamente breve se puedan presentar estos mecanismos para el transporte público, si bien la implantación total necesitará más tiempo por un problema de adaptación tecnológica.



Pequeños pagos
Los móviles que lleven el protocolo NFC podrán descargarse una solución, de manera que con ellos se podrán hacer pequeños pagos, como por ejemplo pagar un taxi en Nueva York y en Barcelona en un futuro próximo.
"Convertiremos a Barcelona en una realidad en el despliegue de pago sin contacto, adelantándonos a Londres, que tiene previsto hacer esto para los JJOO", ha asegurado Massanell.
La Caixa calcula que el mercado de los pequeños pagos mueve unos 80.000 millones de euros, y es el que la entidad quiere asaltar con esta nueva tecnología que, además, permite de manera opcional obtener un tique de la compra.



Sin el PIN
"Esperamos poder extenderlo a taxis, quioscos, autobuses y metro para hacer más fácil este tipo de pago, que es más rápido que el efectivo y muy útil para pequeños importes, los de menos de 20 euros, que se podrán hacer sin el número PIN", ha apuntado Massanell.
El adjunto a la dirección territorial de Cataluña de La Caixa, Jordi Nicolau, ha explicado que sólo en Barcelona "un total de 1,4 millones de tarjetas han de migrar a este nuevo sistema".



Once millones de tarjetas
Para la inversión en el conjunto de España, los 35 millones de inversión previstos cubren la adaptación de TPV, la migración de los 11 millones de tarjetas de crédito que tiene La Caixa, y la modificación de los cajeros de La Caixa, que en este momento suman una red de 8.000 puntos de distribución, la más grande de España.
Massanell ha destacado, además, que "pagar con dinero electrónico de La Caixa es mucho más seguro que pagar en efectivo. Pero con CaixaProtect La Caixa te garantiza que si pierdes la tarjeta no pierdes tu dinero. Algo que no pasa con los billetes físicos".



Comisiones de pago
Antoni Massanell ha avanzado también que en breve se comunicará a los comercios las comisiones de pago por este servicio para que sea atractivo para los comerciantes, de manera que se pueda extender el sistema.
Por su parte, el regidor de comercio del Ayuntamiento de Barcelona, Raimond Blasi, ha manifestado que espera que esta iniciativa sirva para dinamizar el comercio.
Además, el director general de Visa, Luis García Cristóbal, ha recordado las pruebas piloto que se han llevado a cabo en Sitges (Barcelona) y en Baleares y ha señalado que ahora, con Barcelona, comienza el despliegue a gran escala de este sistema.